UNIFORMES

El uniforme también educa


 

uniformes colegio santo Tomas de aquino- SATOA

Muchos son los colegios que tienen uniforme escolar. Y suele notarse bastante a principio de curso cuando los niños han crecido y hay que comprar alguna prenda nueva. Sin embargo está estudiado que, a la larga, el uso del uniforme puede suponer un ahorro económico considerable. Éste es uno de los motivos más palpables por el que los padres consideran acertado su uso. Pero, aunque existen algunos “contras”, creemos que son muchos más los aspectos positivos. Vamos a analizar algunos.

Cuando los niños llevan uniforme en el colegio, todos son iguales. Llevan las mismas prendas por lo que no pueden diferenciarse, no hay distinción y por tanto no hay discriminación por el uso de determinadas marcas o prendas más o menos sofisticadas. Evitamos las diferencias sociales en la vestimenta, ya no se piensa en tener que llevar determinados pantalones o suéteres para pertenecer a un grupo determinado.

Los niños y niñas ya no piensan por las mañanas qué se van a poner, si les sentará bien o mal, arreglase para ir al colegio poniéndose el uniforme reduce mucho el tiempo en estar listos. Desaparece uno de los problemas que representaba retrasos o no querer ir al colegio. Aunque a muchos chicos y chicas no les gusta llevar uniforme, acaban acostumbrándose con rapidez. Todo esto puede redundar en estar más disciplinados, reducir algo el nivel de violencia, mejorar la convivencia, etc.

Los uniformes escolares a medio plazo representan un importante ahorro económico y ayudan al presupuesto familiar. Ya que se necesita adquirir menos ropa para el día a día. Incluso, cuando las prendas son de buena calidad, se pueden utilizar durante varios cursos o pasarlas a hermanos u otros familiares y amigos.

El uniforme hace más fácil la identificación y localización de los alumnos y alumnas en actividades realizadas fuera del recinto escolar. El profesorado controla mejor a los chicos y chicas, sobre todo cuando se asiste a lugares donde confluyen varios centros distintos.

Llevar uniforme ayuda a los niños y niñas a estar más próximos a “su” colegio, les da una sensación de pertenencia. El hecho de vestir uniforme escolar infunde valores de grupo y crea el “espíritu de escuela” reforzando el sentimiento de formar parte de un colectivo.

Con el uniforme escolar estamos consiguiendo algunos de los objetivos sociales de la educación. Por lo que se puede afirmar que el uniforme también educa.

estrellas decorativas